miércoles, 29 de septiembre de 2010

Espejismos.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Deseo de una noche eterna.

Deseo de una noche eterna.

Otra noche más donde mi corazón palpita y te pertenece a ti, que siempre tan etérea te acercas dejándome ver únicamente tu cuerpo y sin mostrarme jamás tus verdaderas intenciones… hasta que ya estas demasiado cerca, tanto que es imposible evitarte.


Tú sonrisa despierta mis ojos que descansaban en los tuyos, una nueva luz ilumina este cuarto de sueños inexistentes donde tú y yo existimos siempre a la espera del otro, la fantasía se diluye la realidad de tu cuerpo donde mis manos buscan perderse eternamente entre placenteras caricias y hermosos momentos.


Soy solo un soñador más eso lo se, pero no me interesa si es así como puedo verte
¿Mí sueño predilecto? Tú.


El reloj avanza y retrocede ante nuestro cálido encuentro, el espejo se ha vestido con un leve manto nebuloso para no interrumpir con su mirada nuestro encuentro, así, entre “te amos” el silencio ha salido ya del cuarto, la vida ha cambiado drásticamente y ahora nada es lo que era hace un tiempo, el reloj solamente observa desde su mesita celoso del momento.


Tú y yo la combinación perfecta.


Un bezo en el cuello y tu cálido abrazo, mi mirada en la tuya y yo tomando tú mano, las persianas se han teñido ya de un leve carmesí anunciando con ellas un nuevo amanecer y yo no me arrepiento de la falta de sueño en esta noche, sino de que no sea infinito duradera para quedarnos así… por toda la vida entera.

Fantasma nocturno.

Fantasma nocturno.

Cae la noche y la luz de la luna entra por la ventana dándole vida a mi habitación que descansa dormida más no muerta, cierro la puerta para así cerrar mis ojos y es ahí donde todo comienza.
Veo tu rostro en la cara de la luna, una sonrisa es lo que encuentro mientras un suspiro escapa a mi indiferencia haciéndome ver levemente humano y ciertamente enamorado, los recuerdos me invaden sin poder evitarlo, pues la verdad es, que te extraño demasiado, así ha sido siempre y no me siento capaz de negarlo.

Se bien que no eres real, eres solo mi imaginación proyectando un oculto deseo de volver a verte, de pie frente a la ventana, te devuelvo la sonrisa regalándote una falsa de las mías y cierro mis ojos buscando así la realidad, pensando que cuando los abra, tu ya no existirás.

Abro entonces mis ojos buscando no encontrarte, pero ahí estas, flotando a través de la ventana cual si fueses un ángel dejándose llevar por el viento, ahora estas a mi lado.

La luz de la luna te ilumina resaltando aún más tu ya acostumbrada belleza mientras ese hermoso vestido azul baila un poco al compas de tus pasos que a mi se acercan, tiemblo, tengo miedo de voltear y mirarte a los ojos, se que pasara si lo hago, pero por más que trato, no lo puedo evitar, así pues, mi cuerpo se mueve solo, volteo, mis ojos reciben a los tuyos de lleno y me pierdo en la dulzura de tu mirada color miel.

Paralizado frente a ti, solo hay una cosa en la que pienso, en el latido agudo e incesante de mi fastidioso corazón que no te olvida a pesar del tiempo y que a cada paso tuyo se acelera, quisiera arrancarlo de mi pecho y tirarlo, pero cada ves que estoy frente a ti y pienso en ello, la frase cambia, toma un nuevo rumbo encaminado a lo absurdamente poético, es decir: Quisiera arrancar el corazón de mi pecho y regalártelo en señal de amor eterno.

Pasa el transe, me encuentro de rodillas en el piso sin poder asimilar lo que sucede, levanto la mirada para encontrarme de nuevo contigo, sonríes, extiendes tú brazo ofreciéndome ayuda para ponerme en pie, no la necesito, puedo levantarme solo y lo haré, siempre ha sido así.

Me levanto, estamos frente a frente otra vez, sonríes de nuevo mientras tu mano roza tiernamente mi mejilla como lo hacia antes, puedo sentir esa leve caricia, me recuerda todo aquello que quisiera haber olvidado y no pude.

Esta noche estamos juntos de nuevo, me abrazas y en un susurro rompes este frágil silencio que nos envolvía en un ambiente algo incomodo y demasiado tenso, quisiera ignorarte pero no puedo, es imposible hacerlo una ves que mis oídos han escuchado esa dulce voz diciendo un breve pero melodioso -te quiero-.

Mi cuerpo responde a tu voz con un abrazo involuntario que dibuja un romance al cual estaba totalmente acostumbrado, así, me dejo llevar por este sueño con tintes de alucinación en el que pareciera estar completamente despierto, justo ahora es cuando te pertenezco.

Tu cabeza se recarga en mi pecho como lo hacia antes mientras yo acariciaba tu cabello, levantas un poco la mirada y te encuentras con mis ojos que han recobrado la ternura habitual con la que en el pasado te miraban, es entonces cuando mi voz es escuchada asesinando los ángeles que pasaban en ese momento y en vez de decir un simple te quiero, mi voz dice entrecortada -te amo y extrañaba con toda el alma estos momentos-, una lagrima rueda desde tus ojos por tú mejilla y termina rompiéndose como pequeños cristales al hacer contacto con el suelo, ahora lo se, ambos somos felices en este torpe pero romántico y nocturno reencuentro.

Te beso, me besas, recuerdo y recuerdas, vuelve el mar de emociones a nosotros y nos dejamos arrastrar por la marea siendo esclavos del oportuno momento de encontrarnos juntos de nuevo.

Mi mano en tu pecho, puedo sentir el palpitar de un corazón enamorado en extremo, me recuerda mucho al que yo mismo poseo, ese que quisiera arrancar de mi pecho y regalarte en señal de amor eterno.

Tomas mi mano derecha y la alejas de tu pecho para guiarla de nuevo, ahora esta sobre tu hombro descubierto mientras la izquierda se mueve lentamente hacia tu cintura, creo ser capaz de comprender lo que estamos por hacer, sí, lo comprendo, quieres bailar un poco y yo no pretendo oponerme esta noche a nada, bailemos casi abrazados entonces, seamos felices bajo la tenue luz que nos brinda amablemente la luna bella.

Un baile corto de enamorados, caricias y miradas silenciosas, tu vestido resbalando hasta llegar al piso, dos amantes en la cama entregados a un solo momento perfecto, jadeos, gritos y suspiros, sudor intenso y caricias largas, juego de gestos y palabras, amor y placer hasta caer rendidos.

Sonríes al tiempo que tus ojos se cierran y procedes a decir en voz baja pero extremadamente segura -te veré por la mañana amor mío, puedes estar seguro de ello-, te quedas a mi lado profundamente dormida mientras yo te observo, pasa una hora y me quedo dormido, te veo en mis sueños y aún no puedo creer que realmente este soñando, pues eso significaría que lo otro fue una realidad y no un sueño, pero no tengo manera de constatarlo, bien podría estar soñando en un sueño y confundir la realidad con el primero ,sin saber, que solo fue uno de los 2 sueños.

Puedo escuchar el canto matutino de los alegres pajarillos al tiempo que el sol comienza a asomarse cálidamente por los cielos, así, poco a poco se va iluminando mi habitación en la que ambos nos quedamos juntos descansando, abro mis ojos buscando encontrarte, pero no lo hago, no hay nadie durmiendo a mi lado, has desaparecido casi sin dejar rastro.

Florecen jazmines sobre la almohada en la que tu rubio cabello reposaba, el aire huele a ellos, con tu aroma ha quedado impregnada, gracias a eso se que no has sido un sueño, ambos fuimos parte de una realidad extraña, una en la que convergen humanos y fantasmas.

¿Sabes?, justo ahora tengo una teoría acerca del porque no nos vimos esta mañana, ¿Será acaso que tu noche es mi mañana y para ti mi mañana lo opuesto a la misma palabra?, bueno, no estoy seguro de si es lo correcto o no, pero en caso de que lo sea, solo diré una cosa –Te veré en mi noche tu mañana mi amada nocturna fantasma-.

Fin.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Así va todo.

Así va todo.
(Degenerándome)

Mi tiempo es pobre y se ha vuelto aún más escaso recortado de 42 10 a 32. Los sueños aún me hablan y sus voces son cada vez más molestas, son el despertar antes de abrir mis ojos y algunas veces mis acompañantes incorpóreas durante algunos lapsos del día donde intento evadirlas cerrando los ojos un momento, son el grito lastimero de algún suceso que no comprendo hasta demasiado tarde y que poco me importa, son una amenaza y de pronto un verso, una caricia y desapruebo, son… demasiadas cosas que no comprendo y que pronto no podré evadir del todo, son el final anunciándose ante mí y regodeándose por ello.

Este cuerpo se cansa poco a poco y la resistencia así mismo se desgasta, todo caerá en su momento y se romperá irremediablemente en fragmentos demasiado pequeños como para poder restaurarlo todo de nuevo, será entonces cuando todo aquello que traté de defender me dará la espalda finalmente y se hará uno con el telón descendente en la obra teatral que tanto he interpretado hasta el final.

He estado caminando largo tiempo en mi mente dándole vueltas a ciertos sucesos de mi vida que se supone que sucedieron y de los que yo únicamente recuerdo el haber estado ahí al termino de cada uno de ellos, y nada parece real a pesar de serlo, nada tiene sentido, a menos claro que se bloqueara mi mente y reaccionara únicamente el cuerpo, cosa que es de hecho una explicación factible, y sin embargo no me parece la más correcta, o más bien, es correcta, es solamente que no me convence del todo. El cerebro tiende a bloquear eventos traumáticos como un mecanismo de defensa, pero que tendría que defenderme en lapsos cortados de menos de 2minutos, además no hubo daño a nadie incluyéndome a mí mismo, y lo que me contaron que sucedió no era siquiera importante, solo eran tonterías.

Las pesadillas han aumentado con el tiempo a pesar de que mi ciclo de sueño no es mucho y que ha sido así desde hace tiempo, cada vez son más y me causan cada vez más miedo, antes no había voces en ellas y no despertaba a cada instante temblando, pero ahora eso es diferente, todo ha cambiado. Ahora el sudor y los temblores son algo a lo que debería estar acostumbrado ya que no hay noche en que no despierte una vez o máximo tres, todo se ha vuelto complicado, incluso han aumentado los temblores en mis manos.

Hace tiempo mis ojos desconfiados eran lo único en lo que podía confiar plenamente, ahora mis ojos son traidores a mi calma, han comenzado a poner frente a mí las imágenes de algunas personas que ya ni siquiera sería posible encontrar caminando entre nosotros porque ya no existen más, mis ojos comienzan a fallar quizás, pero que es lo que da la voz a esas personas si no es mi mente jugando a estar de acuerdo con ellos, alucino, solo eso entiendo hasta ahora. Antes solía mirar con el rabillo del ojo a los lados antes de cruzar una calle, ahora no veo nada si lo intento, nada que no sean ellos.

Conforme el tiempo pasa mi cuerpo va dejando de ser mío, los temblores antes inexistentes de mis manos se a crecentan cada vez más y ahora se han vuelto notorios si no las mantengo en constante movimiento, soy ajeno a mi propio cuerpo.

Últimamente he estado perdiendo fragmentos pequeños de mis días y no logro recordar que he hecho en esos momentos, solo se que no parecen representarme nada. A la par de ello… he estado notando constantemente ciertos intentos involuntarios de movimiento por parte de mi cuerpo: algo así como si mi cuerpo tuviese el deseo y toda la intención de golpear un muro con el puño a pesar de no ser esa mi intención.

Ha pasado mucho tiempo desde que comencé a sentir el movimiento de todo esto en mí, y desde entonces había estado intentando contenerlo, pero realmente siempre he sabido que todo tiene un límite y que ahora yo estoy alcanzando el mío. Día a día se ira haciendo más notorio todo hasta que ya no quede de mí ni el recuerdo, o quizás quede algo, pero será algo ajeno a mi propio pensamiento, será… todo aquello que yo intenté controlar dentro de mí.

Mis emociones fueron bloqueo y al ser bloqueadas en mí, pero ahora al parecer son parte de la ola que viene y eso es irónico, puedo sentirlo, puedo sentirlo todo justo ahora y nada parece bueno, pero quizás cuando todo termine… al fin yo pueda ser libre.

Desconozco el motivo o razón de todo esto, y así mismo no se el tiempo exacto que me queda, solamente se… que conforme pasa el tiempo yo me degenero.

“La peor muerte es la que te deja en vida… hasta que la misma llega”

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Desliz de un día.

Desliz de un día.


Día uno.

Llevo sobre el pecho las palabras planificadas y ensayadas, una despedida constante y el eco de mis pensamientos palpitantes que siempre dicen: Sonríele, es normal lo que va pasando.

He escuchado una y otra vez eso mismo en la cabeza y no comprendo, será que quizás están en lo correcto mis pensamientos, será que… debo ser yo quien ponga las cosas en su lugar.

Día dos.

Hoy tengo miedo a las imágenes que se generan de forma constante y una tras otra en mi cabeza mientras repito tu nombre al viento para liberarte, tengo miedo de cometer el error que se supone debo.

Día tres.

Silencio, todo es silencio en este lugar y al fin… estoy bien.

Día cuatro. (Tarde)

Ha vuelto la calma después de la tormenta… y mis manos están ensangrentadas mientras miro a través de una ventana sentado sobre el suelo.

Que triste es mirarte ahí, dormida.

Noche del día 4.

Sonidos y luces, ha comenzado el barullo… y ya va siendo hora de volver a casa, o más bien… de llegar a ella.

Esposas, gritos, voces llenas de ira y algunos lamentos, todo ha terminado en esta escena para ambos cariño, todo… esta como debe.

Me ponen en pie a jalones mientras alguien se guarda mi error en una bolsa sellada, y me empujan luego para sacarme mientras los flashes de las cámaras buscan mi rostro (no tengo fuerzas para mirar a nadie cielo, no tengo fuerzas para nada ahora).

Que brillante es la noche mientras las patrullas resuenan con su lamento que es apenas audible e importante en mi cabeza. ¿Qué he hecho amor? ¿Que he hecho?

Día cinco. (Cuarto blanco)

¿En donde estoy?

La memoria falla, y no logro recordar nada del día de ayer.

Dicen que es un mecanismo de autodefensa, pero… ¿de que habría de protegerme el subconsciente?

Día seis.

… soy un monstruo.


Fin.

lunes, 13 de septiembre de 2010

El espejo y el circo.

its circus time... by ~gammafries on deviantART


Desde que era pequeño nunca me han gustado mucho los circos, es decir, alguna vez he ido a ellos y visto los “espectáculos” que suelen presentar, es solo que jamás me han parecido una maravilla, sino que al contrario de ello… se me han hecho aburridos a más no poder. Sí, yo se que hay animales y payasos y todo ese desmadre, pero simplemente, yo soy parte de un publico difícil.


Hablando específicamente de las cosas en los circos diré… que los trucos de esos magos eran patéticos, los payasos con sus bromas (fueran del tono que fueran) eran simplemente malas e incapaces de sacarme siquiera una sonrisa, los animales más bien me daban pena, y pues, acerca de los actos de los trapecistas… creo ninguno lograba impresionarme como yo mismo lo habría deseado.


Y bueno, para no hacer esto innecesariamente largo, solo diré que en el espejo… nada es nunca lo que parece.

http://enredados-en-mi.blogspot.com/search/label/Circo

sábado, 11 de septiembre de 2010

Consuelo de tontos.

Consuelo de tontos.

-Pero Juliet, dar la vida por amor no es amar, es solo otra insufrible cursilería de amantes torpes que no son capaces de amar ni su propia vida, es por eso que les es fácil decir semejante estupidez.

-¿Acaso tu no darías tu vida por mi si te lo pidiera?

-Claro –dijo con una mueca de sarcasmo –y… ¿De que me serviría matarme si al final no te tendría conmigo?

-Pues al menos probarías que tu amor era total.

-Sí, y eso sería tan útil después de muerto (repitiendo exactamente la misma mueca anterior).

-Vamos Manuel, lo importante en el amor no es uno mismo, sino el otro.

-¿Nunca has escuchado que aquel que no se ama a si mismo nunca será capaz de amar a nadie? Es decir, ¿Cuánto puede amarse uno a si mismo si esta dispuesto a suicidarse?

-Mmm… ¿Osea que tu no darías tu vida por mi, no?

-Claro que sí, la daría trabajando y viendo por ti, pero no clavándome una daga sobre el pecho.

-Pff… Trabajar lo puede hacer cualquiera, pero… ¿Acaso tu no me amas lo suficiente?

-Sí, te amo lo suficiente como para decirte de frente lo torpe que eres querida.

-Sí –dijo indignada –lo sabía, tu no me amas.

-Mmm… No, en realidad solo amo tus preciosos ojos azules y el silencio que se produce cuando cierras la boca.

-Pues yo si te amo ¿Sabes? –dijo con un tono amargo.

-¿Ah si? Y… ¿Se puede saber cuanto es que me amas?

-Mucho –respondió ella al borde del llanto.

-Perfecto, entonces no te molestará que te haga la misma pregunta. ¿Darías tú tu vida por amor a mí?

-Sí –contestó ella con decisión –siempre la daría.

-Ok –dijo el mientras le extendía a Juliet una daga con la mano –probemos ahora el valor de tus palabras cariño.

-¿Hablas enserio? –preguntó ella sorprendida.

-¿Me amas en serio? –contestó el.

-Sí –dijo ella con tristeza y cierto tono de resignación.

-Ahí lo tienes entonces querida.

-… (Juliet cae al suelo con una mueca de dolor y la daga enfundada en su pecho)

-Sip –dijo sonriendo y con tono burlón –era verdad cuando dije que amaba tus ojos y silencios. Buenas noches Juliet y dulces sueños, ojala que en el purgatorio… encuentres algún día tu consuelo.


Fin.

martes, 7 de septiembre de 2010

Palabras oscuras.

Palabras oscuras.

Te deseo, lo he hecho desde hace tiempo en la parte más oscura de mi mente donde la malicia le da su peso al ego. Y ahí, en ese mismo lugar, te he recreado una vez tras otra en un rincón desnudo donde tu cuerpo va haciendo juego poco a poco contra el muro mientras mis ansias vuelan locas buscando cada fragmento de tu piel imaginaria. Sí, deseo el ardor de tu cuerpo contra el mío, las gotas de sudor escapando a través de cada poro hasta mezclarse sin salida.

Hoy… Hoy es otro día y te deseo igual, de esa misma forma extrañamente silenciosa… que solo sabe imaginarte desnuda en algún sitio junto a mi.


Erotic II by ~kblovsk on deviantART