domingo, 12 de diciembre de 2010

Acerca de un por siempre.

Acerca de un por siempre.

He estado pensando de mas esta noche… y tus ojos son lo único que soy capas de ver ante el espejo. ¿Ha pasado ya mucho tiempo no? Sí, aún te recuerdo y me sonrío al hacerlo.
Últimamente he estado preguntándome que ha sido de ti, y la respuesta parece a veces obvia, y otras tantas… parece más bien una simple tontería.

¿Dónde estas?

Hay veces que desearía sentirte una vez más como aquella vez cuando entrelazaste tu mano a la mía y me besaste sin decir más, como aquellas veces cuando tu piel acariciaba finamente la mía y nuestros cuerpos se entrelazaban bajo las sabanas de una cama puesta única y exclusivamente para nosotros en aquel cuarto de cálidas paredes y frágiles recuerdos. Hoy todo es pasado.

¿Sabes? hace poco vi a unos niños jugando en el parque a ser novios. Se veían muy bien juntos, me recordaron tanto a lo que solíamos ser nosotros… el pasado a veces pesa demasiado.

¿Recuerdas cuándo dijiste “para siempre” por vez primera? Yo sí, fue aquella vez bajo la lluvia cuando te estreche despacio mientras temblabas y susurrando te dije al oído

-Me quedaré por siempre contigo.

Sí, el humano dice frases demasiado a la ligera algunas veces, un para siempre debería ser de ambos y no de uno solo, pero a veces… también es imposible que ambos cumplan con ese tratado, es… simplemente improbable, ahora lo entiendo bien.

Hoy todo me sabe a ti y nada es suficiente.

Me pregunto cuantas veces he andado estas calles con el mismo paso lento de cuando éramos jóvenes y caminábamos juntos entre abrazos y caricias sin nada más en mente que el estar juntos. No lo se, pero se que han sido suficientes como para llegar a aborrecer la vida en este sitio, y sin embargo… no me iría nunca de este lugar.

Aún sostengo ese por siempre entre nosotros.

Soy como ese departamento abandonado y en ruinas que aún sigue en pie a pesar del tiempo y circunstancias, estoy vacio por dentro, derruido pero en pie, y poniendo buena cara a todo. El viento sopla, pero no ha conseguido derribarme.

(Te extraño.)

2:00 am. Y voy camino a ti. Necesito verte una vez más, una última vez… antes de convertir este “por siempre” en un olvido.

A veces la memoria es algo frágil Elaine, y la mía esta por colapsarse en unas horas. Será el final obligado de un por siempre sobre una mesa… y mi vida continuará sin ti en la memoria.

Los recuerdos mueren como tu… y se van contigo dejándome a tras. Nos queda la nada tras el por siempre, y un testigo mudo llamado tiempo, pero el tiempo es inclemente y ya no importa.

Elaine… no importa nada ya.

Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario